martes, 25 de mayo de 2010

Daño duradero de la TV en los niños

Entre más televisión ve un niño de dos años, mayores son las probabilidades de que tenga un mal desempeño en la escuela y una mala salud al cumplir diez años.

Ésa es la conclusión de una investigación con más de 1.300 niños llevada a cabo por científicos de las universidades de Michigan, en Estados Unidos, y Montreal, en Canadá.


Según el estudio publicado en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine (Archivos de Pediatría y Medicina Adolescente), por cada hora de televisión que ven los niños, peor el desempeño académico y mayor el consumo de comida chatarra.


"Encontramos que cada hora adicional de exposición a la TV entre niños pequeños correspondía con una futura reducción en la participación escolar y el éxito en matemática, un incremento en el acoso por parte de los compañeros, una vida más sedentaria, un alto consumo de productos chatarra y eventualmente un mayor índice de masa corporal", explica la doctora Linda Pagani, quien dirigió la investigación.


Impacto futuro

El objetivo del estudio era determinar el impacto de la exposición a la televisión entre niños de dos años en su futuro éxito académico, su estilo de vida y su bienestar general.


Se les pidió a los padres que respondieran cuestionarios de cuánta TV veían sus hijos a los 29 meses de edad (dos años y cinco meses) y nuevamente a los 53 meses (cuatro años y cinco meses).


La primera infancia es un período crítico para el desarrollo cerebral y la formación de la conducta. Los altos niveles de consumo de TV durante este período pueden conducir a hábitos perjudiciales para la salud


Dra. Linda Pagani

En promedio, dicen los científicos, los pequeños de dos años veían poco menos de nueve horas de televisión a la semana, mientras que a los cuatro años el promedio era de menos de 15 horas.


Pero 11% de los niños de dos años y 23% de los de cuatro años veían más del límite máximo recomendado (dos horas al día).


Los investigadores llevaron a cabo un seguimiento cuando los pequeños cumplieron diez años y se les solicitó a los maestros que evaluaran su desempeño académico y psicosocial y sus hábitos de salud y que midieran su índice de masa corporal (IMC).


Los resultados mostraron que quienes veían más televisión a los dos años tuvieron menores niveles de participación en el salón de clases y menores calificaciones en matemática.


También se encontró una reducción en la actividad física general y un aumento en el consumo de bebidas gaseosas y en el IMC.


Sentido común

Tal como expresa la doctora Pagani, "la primera infancia es un período crítico para el desarrollo cerebral y la formación de la conducta".


"Los altos niveles de consumo de TV durante este período pueden conducir a hábitos perjudiciales para la salud".


"El sentido común sugeriría que la exposición a la televisión reemplaza el tiempo que el niño podría pasar comprometido en otras actividades más enriquecedoras y en tareas que mejoren su desarrollo cognitivo, conductual y motor", dice la investigadora.


Y agrega: "Esperábamos que el impacto de la TV en la primera infancia desaparecería cuando el niño cumpliera siete años, pero es bastante desalentador el hecho de que los resultados negativos continúen hasta los diez años".


"Nuestro estudio presenta un argumento de salud pública muy convincente contra la exposición excesiva a la TV en la primera infancia", expresa la doctora Pagani.


El Fondo Nacional de Alfabetismo del Reino Unido afirma que "mientras no se compruebe que los niños menores de dos años pueden beneficiarse con la TV, los padres deben limitar esta exposición y promover otras actividades como conversaciones, lecturas compartidas o juegos imaginativos".


Pero agrega que también es posible "fomentar la exposición a programas de televisión de alta calidad, educativos y adecuados para la edad del niño desde los dos a los cinco años".




BBC Ciencia

http://www.bbc.co.uk/
 

lunes, 17 de mayo de 2010

La televisión embrutece y hace engordar a los niños

La televisión disminuye la inteligencia de los niños, además de hacerles engordar, indica un estudio realizado por científicos de la Universidad de Montreal, Canadá.

El estudio señala que en los niños de dos años se evidenció que cuanto más veían televisión tanto más comían comida chatarra, rendían mal en matemáticas y eran objeto de maltrato físico o psicológico por parte de sus compañeros en los siguientes años, agresión que se conoce como bullying.

A los padres de 1,314 niños nacidos en Quebec entre 1,997 y 1,998 se les solicitó que respondan cuánta televisión ven sus hjjos de dos años y medio y de cuatro años y medio.

El rendimiento escolar, el desempeño psíquico y social, así como los hábitos saludables, fueron evaluados por los profesores escolares cuando estos niños llegaron a la edad de 10 años.

Los estudiosos hallaron que por cada hora extra de TV vista a la semana por niños de dos años, se observó una disminución del 6% en el rendimiento en matemáticas, una reducción del 7% de la responsabilidad en la clase y un 10% de aumento de la incidencia de sufrir la agresión de sus compañeros, explica el estudio publicado hoy en la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

También se evidenció, por cada hora extra de vista a la semana, una disminución del 9% de ejercicio físico, un incremento en 10% de consumo de meriendas y un aumento del 5% de índice de masa corporal.

Se estableció que los niños de dos años vieron 8.8 horas de televisión a la semana y los pequeños de cuatro años vieron un promedio de 14.8 horas por semana.
 
Tras los estudios los especialistas realizaron un llamado al gobierno canadiense para fijar límites a las horas de televisión que ven los menores. Los investigadores recuerdan que la edad preescolar es vital para el desarrollo del cerebro.

Indicaron que ver televisión ocupa tiempo que puede ser mejor empleado en actividades enriquecedoras para el desarrollo.

En Francia y Australia existe prohibición de realizar programas para menores de tres años y se recomienda que los pequeños entre tres a cinco años no vean más de una hora diaria.

La doctora Linda Pagani, que dirigió el estudio, dijo que esperaban que el impacto de la televisión en los primeros años pudiese desaparecer a la edad de siete años y medio, por lo que constatar que la influencia negativa persiste es de enorme importancia.

Pagani manifestó que los hallazgos son un sólido argumento de salud pública contra el uso excesivo de la televisión en la infancia y de gran utilidad para que los padres sigan las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (que propone que los menores de dos años no vean televisión).

Otros estudios, como el del psicólogo británico Aric Sigman, quien revisó 30 artículos científicos sobre el uso de televisión y computadora, dijo que la televisión moderna afecta a los niños mucho más drásticamente que antes, debido a la edición más rápida, los sonidos más fuertes y los colores más intensos en los programas actuales, en comparación con lo que había en las décadas de 1960 y 1970.


http://connuestroperu.com


 

jueves, 6 de mayo de 2010

Ver televisión en la infancia puede ser perjudicial para los niños

Expertos en infancia de la Universidad de Montreal (Canadá), de la Universidad de Michigan (EE UU) y del Centro de Investigación del Hospital Universitario de Sainte-Justine (Canadá) han revelado que la exposición a la televisión de niños de dos años tiene consecuencias negativas a largo plazo. Estos efectos van desde una deficiente adaptación escolar hasta la adopción de malos hábitos para la salud.

"Hemos descubierto que cada hora adicional de exposición a la televisión en niños y niñas que comienzan a andar se corresponde en el futuro con una disminución de la motivación escolar y del rendimiento en matemáticas, un aumento del acoso por parte de los compañeros de clase, una vida más sedentaria, un mayor consumo de comida basura y por último, un mayor índice de masa corporal", señala la directora del estudio Linda S. Pagani, profesora de psicosociología de la Universidad de Montreal e investigadora del Centro de Investigación del Hospital Universitario de Sainte-Justine.


El objetivo del estudio, que se publica en el último número de la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, ha sido determinar el impacto que tiene la exposición a la televisión en niños de dos años y las consecuencias en el éxito académico futuro, la forma de vida y el bienestar general. "Entre los dos y los cuatro años, incluso una exposición gradual a la televisión retrasa el desarrollo", declara Pagani.


En la investigación participaron 1.314 niños. "Se solicitó a los padres y madres información sobre la cantidad de televisión que veían sus hijos a las edades de 29 y 53 meses, se pidió al profesorado que evaluara los hábitos académicos, psicosociales y de salud de los niños, y se midió el índice de masa corporal (IMC) de éstos a la edad de diez años", explican los investigadores.


A pesar de las indicaciones de la Academia Americana de Pediatría, que recomienda menos de dos horas de televisión diarias a partir de los dos años, "los padres muestran un escaso conocimiento real y una escasa concienciación", apunta el estudio.


"Esta investigación confirma las sospechas que ya habían despertado diversos resultados obtenidos en proyectos de menor alcance. Este estudio adopta un planteamiento integral y considera de forma simultánea los factores parentales, pediátricos y sociales", afirma la investigadora.


La primera infancia, el período más crítico

"Los resultados obtenidos son un apremiante mensaje de salud pública contra el exceso de televisión en la primera infancia y para que los padres y madres presten atención a las recomendaciones sobre la exposición de los niños a la televisión", asegura la experta.


Según la investigación, los niños y niñas de dos años que ven demasiada televisión en el futuro diminuirán su motivación escolar en un 7%, el rendimiento en matemáticas (6%), la actividad física desarrollada en los ratos de ocio (13%) y la actividad física general (9%).


Por otro lado, aumentará el riesgo de acoso por parte de los compañeros un 10%, el consumo de refrescos y zumos un 9%, el consumo de comida entre horas un 10% y el índice de masa corporal un 5%.


"La primera infancia es un período crítico para el desarrollo cerebral y para la definición del comportamiento. Altos niveles de consumo de televisión durante este período pueden originar futuros malos hábitos de salud" advierte Pagani.


Dado que la exposición a la televisión fomenta la vida sedentaria, en opinión de Pagani, se debe impedir a los niños de dos años que vean la televisión para evitar que adopten hábitos mentales y físicos pasivos en las fases posteriores de la infancia.


"El sentido común nos dice que la televisión ocupa un tiempo que podría emplearse en otras actividades y tareas más enriquecedoras que fomenten el desarrollo cognitivo, motor y del comportamiento", concluye la investigadora.


Referencia bibliográfica:

Linda S. Pagani, Caroline Fitzpatrick, Tracie A. Barnett. "Prospective Associations Between Early Childhood Television Exposure and Academic, Psychosocial, and Physical Well Being by Middle Childhood", Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.


Fuente

http://www.sanasana.es

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+

Busca en mis blogs