lunes, 4 de mayo de 2009

Abre el coco y lee un poco

Este artículo, recuperado de http://nius.pe/2009/04/abre-el-coco-y-lee-un-poco/ me parace muy interesante, ya que nos muestra al “rival de la televisión”

Recuerdas aquella vez que estabas angustiado por terminar la clase, pues querías irte a estudiar para aquel parcial tan difícil, cuando el profesor te dejó una “emocionante lectura obligatoria” en el minuto final, que debías conseguir en la biblioteca y luego fotocopiar en mancha con tus compañeros. Claro, aceptaste a regañadientes, pero cuando llegaste a casa lo único que hiciste fue sólo leer tus apuntes.¿Y qué pasó con la lectura? Pues la leíste de camino al examen o hablaste con alguno de tus amigos que si pudo revisarla. ¿Te haz puesto a pensar cuánto de lo que lees te gusta? o ¿Cuándo fue la última vez que leíste algo que no era para un curso?

Lamentablemente, nuestro día a día en el campus universitario nos deja demasiado exhaustos como para terminar aquel libro que nos interesa.Proba­blemente, no volvamos a leer tanto y con ello pasemos a formar parte de las alarmantes estadísticas de profesionales que sólo revisan las noticias de los diarios o informes de trabajo. O peor aún que sólo ven televisión.

Un estudio elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en el 2005, determinó que los países de Latinoamérica eran los que menos leían en el mundo. Perú se ubicaba en el puesto 49 de los 110 estados que participaron en la investigación.El mismo informe señala que el 32% de los estudiantes universitarios no desarrolla el hábito de lectura, lo que sorprende mucho porque se dispone de accesos a bibliotecas y material literario. Tal vez eso se debe, en buena parte, a que tene­mos otras fuentes de entretenimiento como la TV o Internet.Lo más impresionante es que el 30% de los encuestados precisa que sus hábitos de lectura los desarrolló en el hogar, mientras que un 45% considera que lo hizo durante su etapa escolar. Solo un 14% indica que éstos se formaron durante sus estudios universitarios. Es decir, a pesar de que en la universidad leemos más, paradójicamente eso no contribuye a hacerlo un hábito, y menos un hobbie.

Nuestras pre­fe­renciasY es que lo que más leemos en la universidad son libros didácticos que si bien son necesarios para nuestro desarrollo profesional, no necesariamente son un entretenimiento. Recientes estudios confirman que los universita­rios prefieren las novelas, cuentos, relatos, biografías y poesía en ese orden, dejando en el último lugar los textos peda­gógicos.

Beneficios de la lecturaTener el hábito de lectura es importante no sólo porque aumenta el bagaje cultural, sino que también colabora en la gene­ración de información, estimula la curiosidad intelectual y científica, despierta aficiones e intereses, desarrolla la capacidad de análisis y el espíritu crítico.Asimismo, no es un acto que se realice sin esfuerzo, al contrario: leer implica concentración, puesto que exige la participación activa y dinámica del lector.Cuando una persona lee puede llegar a repre­sentar emociones que lo llevan más allá de la simple comprensión textual. La relación entre la lectura y el rendimiento intelectual influye en el desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje a través de la potenciación de la expresión oral y escrita. El material didáctico no es suficiente. Ahora que lo sabes ¿Te animas a leer más seguido?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+

Busca en mis blogs