viernes, 12 de marzo de 2010

Los móviles quitan el sueño a los jóvenes andaluces

La sociedad vive cada día en un mundo más globalizado. Es común que lo que ocurra en la otra parte del planeta termine repercutiendo en el entorno más cercano de cada uno de los individuos. Así pues, los medios de comunicación, las multinacionales y los mensajes masivos se hacen más patentes gracias a los avances tecnológicos y digitales de los que no se pueden desprender casi ni para dormir.

Un estudio realizado por la empresa Adicciones Digitales desvela que casi el 70% de los niños andaluces poseen un aparato de telefonía móvil, estos son perjudiciales si a la hora de ir a la cama no se desconectan, sino que por el contrario se activa el modo vibración, esperando quizás la llamada de un amigo o de alguien especial. Según Juan Romero, portavoz de Adicciones Digitales, el desarrollo físico, emocional y educativo pueden verse gravemente dañados con esta actividad.


Aunque en primera instancia eso pueda parecer algo insignificante, los estudios demuestran que un descanso no prolongado durante la noche y la propia inquietud de recibir una llamada harán que el rendimiento del menor disminuya considerablemente, incluso afectar al rendimiento escolar. Así lo manifiesta Romero "parece claro que se van a resentir porque un adolescente que se pase media noche esperando un mensaje o que se despierte a las cuatro de la madrugada no va a dormir adecuadamente y va a llegar al colegio cansado. Se dormirá en clase y es imposible que se entere de lo que explica el profesor. El resultado se verá unas semanas después cuando lleguen los suspensos".


Es fácil pensar que la sociedad del futuro avanza hacia un mayor desarrollo de las capacidades personales ante las nuevas tecnologías y que el sector más proclive a este desarrollo sea el de los niños y los jóvenes ya que han nacido y crecido rodeados de tecnología y además comprueban como esta cada día va cambiando a un ritmo acelerado y casi sin querer la inercia les lleva a familiarizarse con esos cambios de una manera tan veloz que a veces es preocupante.


Los adolescentes y los menores de hoy en día son capaces de utilizar todo tipo de aparatos electrónicos casi sin leer las instrucciones. A través de empresas como Adicciones Digitales se intenta hacer un llamamiento a través de campañas que tienen como fin prevenir estas situaciones. Además, ofrece un catálogo de consejos tanto en su Web como en los lugares donde imparte sus conferencias y coloquios. Según Juan Romero, "pretendemos evitar males mayores con el uso del móvil".


De este modo, hay que tener en cuenta que en Andalucía hay 514.000 niños de edades comprendidas entre 10 y 15 años, de un total de dos millones y medio de esa edad en toda España. Esta es la franja de menores que más afectada puede verse por este fenómeno de la telefonía móvil. Así pues, el 69,3% de los niños de esa edad en la comunidad andaluza posee su propio teléfono móvil, frente al 68,4% de la media nacional. Estos datos pertenecen a una encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de la información y comunicación en los hogares españoles, realizada durante el pasado año 2009 por el Instituto Nacional de Estadística.


Pero no sólo es el rendimiento escolar lo que se ve afectado con el mal uso de estos aparatos, pues los otros dos problemas son los físicos y los emocionales. Físicos debido a que no descansan de una manera adecuada y eso el cuerpo lo ve reflejado en las funciones que tiene que realizar a lo largo de la noche. Por otro lado, los problemas emocionales porque están tan concentrados en el móvil esperando la llamada o mensaje que sino lo reciben pueden llegar a sentir soledad, aislamiento de su grupo social y comienzan a notar principios de ansiedad. Todo esto se hace patente más tarde en su carácter y también en su manera de actuar durante el día.


La culpa de todo esto en primera instancia ha de atribuirse a la poca información que los padres poseen de las consecuencias del uso del teléfono móvil. Pues los menores por si mismos no tienen la capacidad de adquirir este aparato, por tanto la responsabilidad de los padres ante esta situación es primordial. Según el portavoz de la empresa los padres tienen la culpa, "ya que les dejamos hacer lo que les viene en gana porque no vemos nada malo en que tengan el móvil toda la noche junto a ellos. Ni siquiera pensamos que puedan mandar o recibir mensajes a las tres de la madrugada".


Otros datos demuestran que sólo el 40% de los estudiantes españoles de entre 13 y 17 años apaga el móvil durante la noche. Esto no significa que el resto de los niños o jóvenes se pasen todas las noches enviando o recibiendo mensajes de forma regular. Datos más concretos de un estudio financiado por la Oficina del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid y dirigido por María del Carmen García Galera a finales de 2008, señalan que casi el 10% de los chavales de 13 y 14 años tiene el móvil encendido día y noche. Estas cifras ascienden hasta el 30% para los adolescentes de 15 y 16 años. Cabe destacar que los datos pertenecen a la comunidad de Madrid, pero que se pueden extrapolar de manera válida ara Andalucía.


Después de conocer todos estos datos Juan Romero ha manifestado que "los padres debemos tomar las medidas necesarias para controlar el uso de la tecnología durante la noche. Es esencial mantener el ordenador, televisión y móvil fuera del alcance de los adolescentes mientras se supone que están durmiendo".


Por último, cabe destacar que Adicciones Digitales es una organización cuyo fin es impartir charlas, coloquios y conferencias en colegios, centros sociales y empresas de toda España especialmente dirigidas a adolescentes y jóvenes, aunque también a los padres, profesores y profesionales en general. La finalidad última es mostrarles cómo hacer un uso saludable de la tecnología.


 


Viernes, 05 de Marzo de 2010 12:00 Andalucía - Sociedad

Fuente

www.SevillaActualidad.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+

Busca en mis blogs