martes, 26 de octubre de 2010

Impacto mediático en la salud de los niños

Los límites y normas claras son factores decisivos para su bienestar.

En 2008, la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, junto con otras entidades, realizó una revisión de estudios desde 1980 que alerta sobre los problemas que a largo plazo puede ocasionar en los niños el exceso de  televisión, videojuegos o Internet. A mayor tiempo invertido en dichos medios, se asocia un riesgo mayor para fumar, abusar de alcohol y drogas, tener bajo rendimiento escolar y un inicio temprano en actividad sexual para niños y adolescentes, aunado al frecuente problema de la obesidad infantil.



Un estudio citó que los niños de 3 años tienen más probabilidades de ser obesos a la edad de 7 si ven más de ocho horas de televisión a la semana. No obstante, el niño estadounidense promedio (y no se aleja mucho de la realidad de algunos niños en nuestro medio) tiene una exposición mediática de aproximadamente 45 horas cada semana, repartidas entre televisión, cine, revistas, música, Internet, celular y videojuegos. Ello contrasta con las 17 horas a la semana que pasan con sus padres, y las 30 horas semanales de escuela.


Este año la revista de la Academia Americana de Pediatría publicó un estudio, en el cual menciona que los niños que exceden más de dos horas diarias en ver televisión tienen hasta dos veces más probabilidades de afrontar problemas de atención en clase.


La misma Academia ha emitido recomendaciones específicas para limitar el tiempo de los niños frente a una pantalla, las cuales incluyen: 


• Evitar totalmente la televisión para niños menores de 2 años. 

• Apagar la televisión durante las comidas. 

• Mantener la televisión fuera de habitaciones y áreas para dormir. 

• Establecer días "libres de medios" y planificar otras cosas divertidas para hacer. 

• Apagar la TV cuando el programa escogido termina


Aparte del tiempo que el niño pasa "enchufado" a los medios, es decisivo el contenido que está recibiendo a través de ellos. Un estudio de Symantec Corp realizado este año reveló que entre las 10 palabras más buscadas en Internet por niños, "sexo" ocupaba el cuarto lugar y "porno" el sexto. La utilización de material pornográfico puede llevar a alteraciones psicológicas y conductuales como agresividad sexual, hostilidad y violencia, así como un aumento de crímenes sexuales, disfunción sexual y ruptura familiar, entre otros.


Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh también han encontrado que los adolescentes que regularmente escuchan música con frases sexuales explícitas, agresivas y degradantes tienen el doble de posibilidad de involucrarse en actividad sexual, en comparación con aquellos que evitan dicha música. Asimismo, ver programas de televisión que contienen coqueteo, besos, caricias y referencias a situaciones sexuales aumenta la probabilidad, entre los adolescentes, de quedar embarazada o embarazar a alguien.


Los límites y normas claras, pero primordialmente la disponibilidad de los padres para estar con sus hijos, son factores decisivos para su bienestar


 


Dra. Geraldine Veiman E. 

gveiman@yahoo.com

Fuente

http://www.sigloxxi.com

 


 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+

Busca en mis blogs