lunes, 11 de octubre de 2010

TV y videojuegos, favor no exceder su consumo

Aunque despierte menos sentimientos de culpa atribuirles a la TV y a los videojuegos los comportamientos agresivos de su hijo, lo que los niños ven en casa es mucho más definitivo al respecto. Además, bien utilizados, estos medios son herramientas de aprendizaje. Pros y contras de la TV y los videojuegos.

Un papá o una mamá pueden decir que el hecho de que su hijo acostumbre contestarles "con cinco piedras en la mano" no se relaciona con que haya crecido en un ambiente donde era normal que el padre le respondiera mal a la madre -o viceversa- sino con lo irrespetuoso que es Bart Simpson con Homero ("y como nadie puede quitarlo de enfrente de la TV, eso es lo que aprende").



Para otros, la causa de los golpes que su hijo les da a otros niños en el colegio no obedece a las peleas que ve en su hogar, sino a "esos videojuegos a los cuales vive pegado y donde los personajes consiguen lo que quieren a punta de puños y patadas".
¿Y qué hay de esas épocas en las que las tardes de los niños eran para salir a montar en bicicleta o jugar monopolio, actividades a través de las cuales hacían sus primeras aproximaciones a conceptos como reglas, competencia y trabajo en equipo? ¿La culpa también es de la TV y los videojuegos que, como una especie de tenazas, los amarran y les impiden cualquier otra actividad recreativa? "Pues sí –dirán algunos padres-. Ellos llegan del colegio, tiran la maleta y se ponen a ver TV o a jugar play, y de ahí nadie los quita". Tal como lo explica el doctor Álvaro Franco, siquiatra infantil y de adolescentes, siempre será más fácil echarles la culpa a otros que asumir las propias responsabilidades.



"Lo cierto -agrega el doctor Álvaro Pallamares, sicólogo clínico infantil-, es que los padres no pueden afirmar que TV, videojuegos y películas son las causas de los comportamientos violentos o del bajo rendimiento académico de sus hijos. En principio, porque esos elementos no afectan de igual manera a todos los niños, la diferencia en cómo los perciben unos y otros radica en los vínculos que desde temprana edad hayan establecido con sus padres. No es ‘por la edad’ como suele decirse que a algunos niños y adolescentes la TV y los videojuegos los 'impactan' de manera negativa, sino por el tipo de vínculos que hayan creado con sus padres".


AMBIENTE FAMILIAR
Así, si el niño ve violencia en la TV, pero forma parte de un hogar funcional, bien constituido y donde los problemas se solucionan a través del diálogo, no va a pasar nada. Si ve violencia en la TV y en la familia, tenderá a la agresividad.



Aunque la familia y la casa resultan más definitivos que la TV, esta última sí tiene un 'efecto modelo'. De hecho, entre los 2 y los 5 años, los niños establecen parte de sus características emocionales a través de la imitación y la identificación de conductas y actitudes de personas significativas para ellos, sea del colegio, la casa o la TV. "En ese lapso, por el pensamiento intuitivo, si ven a un superhéroe volar, piensan que si ellos se ponen una capa también podrán hacerlo", completa el doctor Franco.



Más adelante, en la edad escolar y debido al pensamiento concreto, el niño no tiene capacidad crítica; entonces lo que ve, es lo que considera aceptado. Por eso en esta etapa es muy importante que esté acompañado de un adulto a la hora de ver TV para explicarle, por ejemplo, que lo que él ve es resultado de la imaginación de alguien y no algo real.
Sin embargo, el tiempo que los niños le dedican a la TV está directamente relacionado con el que le destinan sus padres. Así: si estos últimos tienen la costumbre de llegar del trabajo a 'pegarse' a la pantalla, los hijos harán lo mismo. Hay unos, incluso, a quienes desde muy temprana edad les fue impuesta a modo de 'niñera' y se acostumbraron a verla, pues no tuvieron otra alternativa. De acuerdo con el doctor Franco, los padres deben ser coherentes, y las políticas frente a los videojuegos y la TV ajustarse a la educación que el niño recibe y observa en casa.


"ES MALA Y PUNTO"
No obstante, la televisión no pude 'satanizarse' porque es fuente de información y de formación de actitudes positivas, fomenta la adquisición de habilidades, distrae y relaja. De igual manera sucede con los videojuegos, cuyo uso resulta perjudicial según el tipo de juegos utilizados y el tiempo dedicado a ellos.



Los problemas surgen cuando su práctica se vuelve repetitiva y limita la creatividad e imaginación, o cuando el niño se centra en aquellos juegos de guerra y destrucción. Porque es evidente la relación entre videojuegos y programas violentos y un comportamiento agresivo, así como nadie discute la relación cigarrillo y cáncer de pulmón.



Así mismo, no se aconsejan los juegos con contenido racista o machista (donde la mujer es el 'premio'), así como aquellos que transmiten la idea de que "el fin justifica los medios". Es importante, por tanto, que el niño escuche a sus padres expresarse en contra de esos comportamientos reprobables.



Para algunos críticos, los videojuegos promueven la distracción en solitario, cuando es un solo jugador quien 'combate el mal'; pero también es cierto que a través de los videojuegos algunos niños desarrollan sentimientos de eficiencia, seguridad y autoestima, y pueden estimular su capacidad de constancia y esfuerzo al tener que conseguir un determinado objetivo.



Potencian, además, la observación y el pensamiento lógico y estratégico y le enseñan que hay varias maneras de resolver un conflicto. Además, el niño pierde en muchas ocasiones, lo cual puede aumentar su tolerancia frente al fracaso y la importancia de intentarlo de nuevo.


NO A LA CENSURA
De acuerdo con el doctor Francisco Javier Lavilla, de la Clínica Universidad de Navarra, la necesidad de rapidez en la toma de decisiones predispone al niño a actuar de esta forma sin dejarse llevar excesivamente por las dudas. En líneas generales, los videojuegos pueden cumplir una misión recreativa y educativa, a la vez que debe ser complementada con actividades culturales y deportivas.



Para promover un uso razonable de estos elementos que, se quiera o no, hacen parte del contexto del niño, se debe tener presente que la censura nunca será una buena alternativa. "Es mejor enfocarse en establecer relaciones de calidad entre padres e hijos durante la primera infancia, porque si un adolescente elige y busca la violencia, el tema no se soluciona cortando o censurando la TV o los videojuegos, sino preguntándose por qué lo hace", agrega el doctor Pallamares.



"Los castigos -complementa el doctor Franco-, consisten en retirarle privilegios, como la TV, cuando hace algo inapropiado o irrespeta un valor que los padres quieren transmitirle. Pero hay un ‘plan B’: es la justicia reparativa o aquella en la cual el niño es capaz de reconocer que cometió un error, dar excusas, hacer actos reparativos y reflexionar sobre las consecuencias de lo que hizo".


SU LADO AMABLE...
Razones por las cuales vale la pena hacer de los videojuegos y la TV aliadas, más que enemigas, de la educación de sus hijos:


1. "Yo socializo". Algunos videojuegos favorecen la participación de varios niños. Ello contribuye a desestimar la idea de que éstos son solamente para usar en solitario. "La TV, por su parte, también tiene un impacto social porque, por ejemplo, al día siguiente de ver un programa, el niño habla de éste en el descanso; entonces resulta útil como tema de conversación", explica el doctor Álvaro Franco, siquiatra infantil y de adolescentes.
2. Más coordinación. Los videojuegos favorecen la coordinación 'oculomotora', es decir, la de los ojos con la mano, lo cual estimula la adquisición de habilidades manuales.
3. Fuente de conocimiento.La TV le muestra al niño otras costumbres y le enseña sobre animales y diferentes culturas.
4. Contra las fobias. En Estados Unidos, algunos terapeutas utilizan determinados videojuegos y realidades virtuales para eliminar fobias y superar temores.


SU LADO OSCURO...
1. Crisis. Aunque sucede en un porcentaje muy reducido, algunos estudios señalan que abusar de los videojuegos puede desencadenar cambios en la frecuencia cardiaca y presión arterial, o crisis convulsivas en niños con antecedentes de epilepsia. "Esto sería a causa de los destellos y cambios en la intensidad de los colores", explica el doctor Francisco Javier Lavilla, de la Clínica Universidad de Navarra.



2. "Lo necesito". El uso incontrolado de los videojuegos puede suponer que los niños o adolescentes han perdido el control sobre el juego y que, más bien, es éste el que los domina. Por lo general, se llega a esa situación de manera progresiva. En este momento la situación es de alto riesgo, porque tendería a anteponer el videojuego a otras actividades como estudiar, hacer deporte o compartir con más gente. Incluso podría acudir a las mentiras para seguir jugando.



"En los casos más graves, la práctica excesiva de estos juegos lleva al niño a una huida del mundo real para encerrarse en otro virtual", agrega el doctor Lavilla. Además, la atención excesiva al juego conduce a un agotamiento del sistema nervioso, a la aparición de síntomas de depresión o ansiedad, y a un desinterés por las actividades escolares. Después de dos o tres horas de juego, el sistema nervioso empieza a fatigarse y el niño a ponerse irritable.



3. Kilos de más. El uso excesivo de videojuegos que no implican ningún movimiento físico se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar hábitos sedentarios, poco benéficos para la salud del niño o adolescente y desencadenantes de sobrepeso y obesidad.



4. ‘Mal de ojo’. Al no hacer los movimientos de parpadeo (que lubrifican la córnea) por la excesiva atención que se le presta al juego, pueden aparecer síntomas de irritación ocular. Y estar acompañados de dolor de cabeza, especialmente si el niño tiene problemas visuales.



5. ¿Dolor de espalda? 'Sí señor'. También es posible la aparición de dolores musculares o vicios posturales, como consecuencia de las malas posturas adoptadas durante el juego.



6. "¡Quiero más!". El interés sobre un determinado juego suele tener fecha de vencimiento; así, cuando el niño domina el juego, quiere otro y después otro y así sucesivamente. Esto obliga a un gasto económico importante para el niño o adolescente y, en últimas, para sus padres.


PARA: PAPÁ Y MAMÁ / DE: SU HIJO
Si no puedes contra el enemigo... únete a los videojuegos y a la TV. Ideas para lograrlo:


1. Ni un minuto más... Los padres del niño o adolescente deben fijar un límite al uso de los videojuegos, especialmente en vacaciones. "Si el niño es muy chiquito, que no pase de una hora; si es más grande, de dos; y si es adolescente, hasta tres horas diarias y sólo los días que los padres consideren pertinente", aconseja el doctor Álvaro Franco, siquiatra infantil y de adolescentes.



De acuerdo con el doctor Francisco Javier Lavilla, de la Clínica Universidad de Navarra, el uso de los videojuegos puede resultar muy útil a manera de 'premio', cuando el niño acaba la tarea o ayuda con las labores de la casa, por ejemplo.



También es conveniente acostumbrarse a apagar la TV a las horas de las comidas y de estudiar; no permitir que su hijo vea los programas no apropiados y promover que sólo encienda la TV a la hora de mirar un programa específico, para evitar el hábito de 'canalear'. En cuanto a los videojuegos, póngales límites: sólo los que son clasificados para su edad, no más de una hora al día y que uno de los padres esté cerca.



2. "Vamos juntos". Es fundamental tener control sobre los contenidos de los programas que sus hijos ven y los videojuegos que prefieren. A la hora de comprar estos últimos, selecciónelos de acuerdo con la edad, revise su clasificación y pida una demostración (usted debe ser coherente con los valores que quiere enseñarle en casa).



3. Más vida familiar. En muchos casos, el abuso de TV o videojuegos es la causa de la ausencia de un adecuado clima familiar, y estos elementos son adoptados por los niños y adolescentes para llenar un vacío.



Si usted establece una buena comunicación con su hijo, podrá descubrir, por ejemplo, que le gustan por un deseo de evadirse a un mundo de fantasía. Por tanto, es importante empezar a utilizar los videojuegos como una manera de fomentar la comunicación. También vale la pena estimular discusiones sobre lo que él ve, mediante preguntas como: ¿las mujeres son siempre las víctimas?, ¿qué opinas de eso?



4. ¡Peligro! Los padres deben estar atentos a si el niño o adolescente empieza a mostrar síntomas de adicción. Por ejemplo, es lo primero que hace al levantarse, aprovecha cualquier tiempo libre para usarlos o acude a éstos con afán y apenas termina otras tareas.
Esté alerta si muestra cambios en el comportamiento, como impulsividad o violencia, o en el rendimiento escolar o si abandona otras actividades (deporte o salidas con amigos).



5. "¿Qué vas a hacer?" Interésese en las actividades de su hijo después de clases. Haga un esfuerzo para compartir por lo menos 30 minutos diarios con él sin sentir que en ese tiempo podría estar haciendo algo más importante.



6. No es lo único. Estimule a su hijo a destinar parte de su tiempo libre a actividades que promuevan la socialización y educación. "La idea es que los padres traten de diversificar la recreación de sus hijos para que no todo sea frente a una pantalla de computador o de TV", aconseja el doctor Franco.



7. Menos violencia. Evite los juegos que muestran la acción de matar como algo justificado o como un acto libre de consecuencias. Prefiera aquellos donde se respeta el turno de cada uno o desarrollan una destreza.



8. Realidad vs. fantasía. Hágale saber que los personajes de las películas son actores y ayúdele a separar la realidad de la fantasía. "En caso, por ejemplo, de que vea una película de terror y quede angustiado", agrega el especialista. Y explíquele también que algunos de los comportamientos del videojuego no están bien en el mundo real.


___________________________


 


Asesoría: Doctor Francisco Javier Lavilla, de la Clínica Universidad de Navarra. Doctor Álvaro Franco, siquiatra infantil y de adolescentes, y director del Posgrado de Psiquiatría Infantil de la Universidad del Bosque. Doctor Álvaro Pallamares, sicólogo clínico infantil


 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, felicitaciones desde Mexico!

Anónimo dijo...

Interesante post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+

Busca en mis blogs