lunes, 22 de abril de 2013

El sedentarismo y la televisión provocan más sobrepeso que las grasas, según demuestra un estudio.

La televisión no es "neutral", incide en nuestras costumbres, actitudes y pensamiento. Muchos problemas de nuestros días tienen origen en ella, por los hábitos que genera ¿Qué sucede con la obesidad infantil? ¿Y con el sedentarismo?
 
 

La prevalencia de obesidad en España es del 11,5% para los varones y del 15,2% para las mujeres. La influencia del sedentarismo y las horas de ocio en el sillón y frente al televisor tienen una influencia decisiva en la ganancia de peso, por encima de la disminución de la ingesta de grasas en la dieta diaria. En un estudio realizado por endocrinólogos de la Universidad de Navarra y publicada en la revista Medicina Clínica se hace hincapié en que a pesar de haber disminuido la ingestión de grasas entre la población española, en los últimos años se ha incrementado el porcentaje medio de obesidad.

 

Se ha comprobado en este estudio que quienes dedican más tiempo a dormir la siesta son los que ven más la televisión y a menudo son también quienes tienen más costumbre de picar mucho entre horas. La prevalencia de obesidad en España es del 11,5% para los varones y del 15,2% para las mujeres, con una tendencia muy marcada a aumentar tanto en España como en el resto de los países desarrollados.

 

Los especialistas piensan que la ingesta de grasa no tiene por qué ser el principal factor que determina la creciente prevalencia de la obesidad, sino que otros componentes dietéticos diferentes como el estilo de vida, la genética y otros pueden ser los factores principales de una enfermedad que la OMS denomina la epidemia del siglo XXI.

 

En EEUU se conoce como 'paradoja americana' al hecho de que a pesar de que la ingestión de grasa ha disminuido de forma considerable en la dieta de los estadounidenses, el porcentaje de obesidad y sobrepeso ha aumentado. Esta característica, que puede exportarse al resto de los países europeos, ha llevado a determinar que «no existen evidencias definitivas para afirmar que el peso corporal disminuya en respuesta a un descenso en la ingesta de grasas».

 

Buscar respuestas al por qué hay cada vez un mayor número de personas que engordan hasta el punto de que los kilos de más se convierten en un importante problema de salud con incremento de diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares es una incógnita sin respuesta. El especialista en nutrición y medicina familiar y comunitaria, Juan José Bilbao, dijo recientemente que las medidas dietéticas disminuyen la obesidad cuando no se ha pasado determinado nivel de sobrepeso, pero advirtió de que una vez rebasado es muy difícil ya perder los kilos de más. Como ejemplo para superar esa barrera, indicó que lo harían una mujer con una talla de 165 centímetros y más de 80 kilos y un hombre que mida 170 y pese más de 93 kilos.

 

Los niños ven en televisión una media de cinco anuncios de comida a la hora

En la mayoría de los casos, se publicitan alimentos dulces y comida rápida. Los niños entre 3 y 12 años ven en televisión durante el horario infantil una media de cinco anuncios de comida a la hora. Además, estos anuncios publicitan en su mayoría alimentos dulces y comida rápida. Son datos de un estudio realizado por 13 grupos de investigadores en 11 países distintos y publicado en "American Journal of Public Health". Los autores recuerdan que hay una relación probada entre los anuncios de comida y las decisiones sobre los alimentos que realizan los niños.

 

Los investigadores estudiaron los anuncios de comida durante los periodos en los que los niños veían más la televisión, que se situaron entre las 19:00 y las 22:00 horas durante la semana y entre las 07:00 y las 10:00 horas durante los fines de semana. Descubrieron así que el 18% de los anuncios en este horario eran de alimentos y que los niños veían una media de cinco de estos anuncios a la hora. En su mayoría, esta publicidad promocionaba comida rápida, alcohol, chocolate y caramelos.

 

En el caso de Suecia, uno de los países analizados, esta media sube hasta los seis anuncios de comida por hora. De hecho, los niños suecos se exponen a una enorme cantidad de anuncios durante su horario de televisión, una media que puede superar los 50 por semana. Estos menores ven unos 100 minutos de televisión diarios. Así lo han demostrado los investigadores de la Universidad de Goteburgo, tras analizar casi 200 horas de programación de los canales más populares entre los niños en Suecia y clasificar los anuncios que se emitieron entre las 06:00 y las 22:00 horas en dos días de la semana y dos días del fin de semana.

 

"Aunque Suecia se ve como un país progresista porque aprobó una legislación que limita los anuncios en televisión dirigidos a la infancia, este sector se expone aún a muchos anuncios de comida", explicó Hillevi Prell, investigadora del Departamento de Alimentación y Nutrición y Ciencias del Deporte de la Universidad de Goteburgo. Para la profesora de este departamento Christina Berg, "dado que los niños más mayores pasan mucho más tiempo ante la televisión y esa alta proporción de anuncios son de productos calóricos, debería mirarse con atención que se publicita menos la comida saludable".

 

 

Fuente
Revista Consumer

 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+

Busca en mis blogs