martes, 23 de febrero de 2010

Las hijas de Obama tienen prohibido ver televisión durante la semana

La noticia me pareció digna de ser publicada, no considero a Obama, ni a ninguno que haya sido presidente de USA, como alguien a seguir, pero en este caso, además de estar de acuerdo con la medida, cabe considerar a quién la utiliza.

Ciertamente los Estados Unidos controlan la televisión mundial, y son los mayores contaminadores con sus producciones, y en este caso, es el propio presidente que reconoce lo perjudicial que puede ser, al punto tal de impedir a sus hijas todo contacto con la televisión los días de semana.


El presidente de los Estados Unidos recomendó a los padres adoptar esta medida para ayudar a los niños a mejorar el rendimiento escolar


WASHINGTON (EFE).- Las hijas del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, Sasha y Malia, no ven televisión durante los días de la semana, según aseguró su padre en una entrevista.


"Las niñas no ven televisión durante la semana. Punto", declaró el presidente estadounidense en una entrevista concedida a la revista.


Según declaraciones de Obama, quien recomienda la medida a los padres para ayudar a sus hijos a obtener mejores resultados escolares, lo primero que Malia (de 11 años) y Sasha (de 8) hacen cuando llegan de la escuela es la tarea del colegio.


Si no terminaron a la hora de cenar, en torno a las 18.30, continúan después. Una vez terminados los deberes, pueden ponerse a leer hasta que les llega el momento de acostarse, en torno a las 20.30 para Sasha y a las 21 para Malia.


"No cabe duda de que Michelle (la primera dama) y yo estamos en una situación privilegiada y tenemos más recursos que muchos padres. Está claro. Pero hay cosas que todos los padres pueden hacer sin importar lo pobres que sean, como apagar la televisión", declaró Obama.


Desde muy pequeñas se les inculcó a las dos niñas que debían ser responsables a la hora de responder a sus obligaciones escolares, explica Obama, quien indica que desde que tienen 4 años sus hijas cuentan con sus propios despertadores.


Las dos pequeñas se hacen las camas todos los días y se preparan solas para ir a la escuela, reveló.


"Las supervisamos, pero se espera de ellas que cuando vayan a la escuela estén preparadas para aprender", declaró el presidente estadounidense.


Otra de las recomendaciones de Obama como padre es mantenerse en contacto con los maestros de los niños. El presidente no faltó a ninguna reunión con los tutores de sus hijas pese a las obligaciones de su cargo.


fuente

http://www.lanacion.com.ar/

lunes, 15 de febrero de 2010

Aprender a ver televisión

APRENDER A VER LA TELEVISIÓN Autora: Laura Valdés Martínez
ÍNDICE:
TV Y COMUNICACIÓN
PROS DE LA TV
CONTRAS DE LA TV
ESTADÍSTICAS NIÑOS Y TV
EFECTOS DE LA TV SIN LÍMITES
PUBLICIDAD Y VIOLENCIA
CÓMO EDUCAR PARA VER LA TV
CONCLUSIONES
TV Y COMUNICACIÓN
Medio de comunicación de masa.
Gran influencia en el comportamiento de los individuos y más aún en los niños.
Fenómeno particular que posee identidad por sí misma.

PROS DE LA TV
Influencia poderosa en el desarrollo de un sistema de valores y en la formación del comportamiento.
Enorme potencial para la educación o entretenimiento de los niños.
Útil para socializar y comunicar en la familia y en la escuela.

CONTRAS DE LA TV
Distorsiona la realidad.
Interruptor de comunicación en la familia y en la comunidad.
Una gran parte de la programación actual es violenta.
Contenidos pueden ser inadecuados para los niños y dentro del horario infantil.
Aumento del tiempo que pasan los niños delante del TV.







ESTADÍSTICAS NIÑOS Y TV
Los niños entre 4 y 12 años pasan al año 960 horas en el colegio: prácticamente las mismas horas que ante el televisor. - En España, 750.000 niños ven TV después de las 10 de la noche y 20.000 después de las 00:00. - Del tiempo total que pasan los niños viendo televisión solamente un 25% corresponde a programas infantiles. - Dos de cada tres padres españoles reconocen abiertamente a los encuestadotes del CIS que no controlan lo que ven sus hijos. - Sólo el 30% de los padres españoles ven siempre o casi siempre la TV con sus hijos. - El 31,3% de los niños entre 4 y 12 años tienen televisor en sus cuartos.

EFECTOS DE TV SIN LÍMITES
Volverse "inmunes" al horror de la violencia.
Gradualmente aceptar la violencia como un modo de resolver problemas.
Imitar la violencia que observan en la televisión.
Identificarse con ciertos caracteres, ya sean víctimas o agresores .

PUBLICIDAD Y VIOLENCIA
Los niños son el principal blanco de la publicidad.
Publicidad proyecta estereotipos raciales, sociales, culturales, sexuales, y también de hábitos alimentarios.
Publicidad contiene información errónea, engañosa o ambas, pero que los niños creen como verdadera.
Padres y educadores deben enseñar a los más jóvenes la realidad del mundo comercial.

CÓMO EDUCAR PARA VER LA TV
Ver la televisión con los hijos.
Explicar al niño la diferencia entre realidad y ficción.
Controlar el tiempo que los niños ven la televisión, y ser un referente para ellos.
Contraproducente lo que ven los niños que ven los padres.
Conocer programación y mantener actitud crítica.
Televisión no es madre ni niñera.

Saber lo que se va a ver antes de encender la televisión.
No convertir tele en centro del hogar.
No dejar a los niños ver la tele en su habitación, no se les puede supervisar igual.
Televisión nunca como premio o castigo.
No debe interferir en los horarios de sueño de los niños.
Buscar puentes entre la televisión y la escuela.
Utilizar potencial de la televisión para la educación o entretenimiento de nuestros hijos.

CONCLUSIONES
La TV se vería mejor si:
Aprovecháramos sus posibilidades de comunicación y socialización.
Se diferencian claramente los contenidos de la publicidad.
Desde instituciones se promoviera la formación audiovisual de padres, niños y profesores.
No utilizáramos la televisión como madre o niñera.
Fuéramos capaces de seleccionar los contenidos de acuerdo a nuestros intereses y valores
Aprendemos a utilizara el enorme potencial educativo que tiene

domingo, 7 de febrero de 2010

Escuela y televisión

Ya entrado el siglo XXI, todos somos conocedores que, junto a los agentes educadores tradicionales como son la familia y escuela, debemos añadir un tercero: la televisión. Este último actúa de forma independiente a los demás y, desgraciadamente, cada día cobra más fuerza siendo su influencia más dominante.

Si empleamos términos estadísticos, podemos decir que escuela y televisión se muestran inversamente proporcionales. Mientras que la primera se esfuerza por intentar a través de sus múltiples propuestas, fomentar y desarrollar personas que garanticen el futuro progreso de nuestra sociedad; la televisión persigue otros horizontes totalmente apartados de los fines educativos.


Lejos ha quedado el día en las que las cadenas televisivas pactaron el código de autorregulación con el Ministerio de Educación. Ahora, la competencia y lucha continúa por alzarse con la copa del "share" parece justificarlo todo. Los más afectados: el público infantil y juvenil.


Haciendo un análisis general, llegamos a la siguiente conclusión: a pesar de que la televisión presenta alguna ventaja como, por ejemplo, nos proporciona información inmediata a través de imagen y sonido, posee más aspectos negativos que positivos. Es necesario poner de manifiesto que se trata de un instrumento cuyos efectos dependen del modo en que se utilice y, generalmente, siempre al servicio de intereses políticos y económicos. Tomando esta premisa, cualquier contenido o información que ofrece será susceptible de ser distorsionada. Por ello, debemos en un primer momento tomar conciencia de esta realidad manipulativa a la que estamos siendo sometidos para, en segundo lugar, poder formar y educar a los más pequeños a la hora de enfrentarse a este medio.


Diversos estudios indican que los niños y niñas dedican tres o cuatro horas al día a permanecer sentados delante del televisor. Sin embargo, estos resultados no parecen llamar demasiado la atención al Ministerio de Educación. Como decíamos, escuela y televisión son dos rivales cuyos objetivos son totalmente diferentes. La Administración es la que se deberá encargar de frenar la victoria del adversario a través de propuestas serias que logren dotar a nuestros alumnos y alumnas de las herramientas y recursos necesarios para conseguir una buena educación televisiva. Iniciativas con respaldo social y económico para que no queden en una simple declaración de intenciones. La escuela, dotada de los medios pertinentes, será la responsable de acabar con la influencia hegemónica que parece poseer el medio televisivo. Por su parte, la Administración deberá fomentar programas educativos y actualizar los existentes para formar espectadores con sentido crítico, autónomo y creativo; capaces de desenmascarar la influencia que ejerce sobre nosotros a través de una seducción vacía de valores.


La triste realidad es que la mayoría de los docentes no ha recibido una alfabetización audiovisual en su formación (hace pocos años que ha empezado a introducirse en los planes de estudio). Este hecho trae consecuencias negativas y los poderes políticos y económicos se siguen aprovechando. Por lo tanto, la escuela debe reaccionar y recuperar la perspectiva crítica frente a esta realidad si, conseguir una completa educación de calidad, es tal y como continuamente afirman su objetivo prioritario.


Autor

JAVIER MOLERA BOTELLA

Fuente

http://www.diarioinformacion.com/opinion/


 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+

Busca en mis blogs