sábado, 14 de enero de 2012

Casi el 30% de los escolares sufre problemas visuales que pueden afectar a su rendimiento académico

La televisión no es un electrodoméstico más, inocente, sino que produce muchos efectos que debemos considerar. A la manipulación mediática usando un lenguaje audiovisual podemos agregar efectos desfavorables para nuestra salud como el sedentarismo, obesidad etc. ¿Está el ser humano biológicamente preparado para la TV? En este artículo se destacan las alteraciones en la vista que produce,


Parpadear en exceso, adoptar posturas anormales durante el estudio, lagrimeo, dolor de cabeza, falta de concentración, son algunas de las señales que pueden indicar que existe un problema de visión.

Por eso, el Colegio de Ópticos-Optometristas de la Región de Murcia (COORM) insiste en la importancia de que los niños, aunque no manifiesten síntomas de mala visión, acudan a una revisión visual, sobre todo con el comienzo del curso escolar.

Lo cierto es que, tal y como señala la presidenta del Colegio, Ana Belén Almaida, "la mayoría de los padres desconoce que cerca del 30 por ciento de los casos de fracaso escolar se debe a problemas visuales".

Los niños pocas veces se quejan de los problemas de visión, por lo que en ocasiones resulta complicado detectarlos. Por eso "es necesario realizar revisiones visuales, aclara Ana Belén Almaida, que recomienda "acudir a la consulta del óptico-optometrista al menos una vez al año, sobre todo con el comienzo del curso escolar"

CADA VEZ MÁS MIOPES
Las anomalías visuales como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo no se curan, son simples defectos funcionales de la visión, por lo que su incidencia no sólo no disminuye sino que se ve acrecentada por el progresivo aumento de la escolarización en los países desarrollados y esfuerzo que se dedica a las tareas de cerca, que cada vez son más (escritura, lectura, videojuegos, ordenador, televisión).

Por suerte, las disfunciones visuales dejan a menudo pistas y son los padres y profesores los que deben estar atentos ante síntomas identificativos como escozor de los ojos, lagrimeo excesivo, frotarse los ojos o parpadear constantemente o cerrar o cubrirse un ojo.

Si se observa en el niño alguno de estos síntomas, aconsejan acudir a la consulta del óptico-optometrista para someterse a un examen visual y ocular completo, ya que la identificación temprana de los problemas de visión puede resultar crucial para un correcto tratamiento.

Fuente
EUROPA PRESS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+

Busca en mis blogs